BUSCADOR

Cargando...

martes, 24 de abril de 2007

NUTRICION EN CASOS DE CANCER

martes, 24 de abril de 2007

El régimen alimentario es una parte importante del tratamiento del cáncer. El consumo de los tipos adecuados de alimentos antes, durante y después del tratamiento puede ayudar al paciente a sentirse mejor y conservar su fortaleza. A fin de garantizar una nutrición adecuada, el individuo debe comer y beber suficientes alimentos que contienen nutrientes fundamentales (vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos, grasas y agua). Entre los síntomas que interfieren con el comer, tenemos la anorexia, náusea, vómito, diarrea, estreñimiento, llagas bucales, problemas al tragar y dolor.
La anorexia y la caquexia
La anorexia (la pérdida del apetito o del deseo de comer) es un síntoma común en las personas con cáncer.
La caquexia es un síndrome de emaciación o desgaste físico que produce debilidad y pérdida del peso, grasa y músculos. Generalmente se presenta en pacientes con tumores en los pulmones, páncreas y las vías gastrointestinales.
Buenos hábitos alimentarios
La terapia nutricional puede ayudar a los pacientes con cáncer a obtener los nutrientes que necesitan a fin de mantener el peso corporal y la fortaleza, evitar las lesiones en el tejido corporal, reconstruir tejido y combatir infecciones. Algunos tratamientos del cáncer son más eficaces si el paciente está bien alimentado y consume las calorías y las proteínas necesarias en el régimen alimentario. Las personas que comen bien durante el tratamiento de la afección pueden incluso tolerar dosis más altas de ciertos tratamientos.
EFECTOS DEL CANCER EN LA NUTRICION
Los tumores pueden producir sustancias químicas que modifican la manera en que el cuerpo emplea ciertos nutrientes. Esto puede afectar en cómo el cuerpo emplea las proteínas, carbohidratos y grasas, especialmente por parte de tumores del estómago o los intestinos. El paciente aparentemente ingiere alimentos suficientes pero el cuerpo no puede absorber todos los nutrientes de estos.
Los medicamentos podrían ayudar.
Es importante el tratamiento temprano de los síntomas del cáncer y de los efectos secundarios que afectan la alimentación y causan pérdida de peso. Tanto la terapia nutricional como los medicamentos pueden ayudar al paciente a mantener un peso saludable. Los tipos de medicamentos utilizados generalmente para aliviar estos síntomas y los efectos secundarios incluyen los siguientes:
Medicamentos para prevenir la náusea y el vómito.
Medicamentos para prevenir la diarrea.
Enzimas pancreáticas.
Laxantes .
Medicinas para los problemas orales
Medicamentos para el dolor.

EVALUACION DE NUTRICION
El examen y la evaluación temprana de la nutrición pueden identificar problemas que afectan el éxito del tratamiento contra el cáncer. Los pacientes con sobrepeso o malnutrición tal vez no respondan bien a los tratamientos para el cáncer
Un equipo de apoyo nutricional supervisará el estado de nutrición del paciente durante el tratamiento del cáncer y la recuperación.
METAS
Prevenir o corregir la malnutrición.
Evitar la atrofia muscular, ósea, sanguínea, de órganos y otros tejidos magros.
Ayudar al paciente a tolerar el tratamiento.
Reducir los efectos secundarios y las complicaciones relacionadas con la nutrición.
Mantener la fortaleza y energía.
Proteger la capacidad para combatir infecciones.
Contribuir a la recuperación y cicatrización.
Mantener o mejorar la calidad de vida.

El apoyo nutricional provee sustento alimenticio
El ingerir alimentos por la boca es el método preferido y debe utilizarse siempre que sea posible, pero algunos pacientes tal vez no puedan consumir alimentos suficientes por la boca debido a complicaciones del cáncer o su tratamiento. Entre estos pacientes están aquellos con cáncer de la cabeza, el cuello, el esófago o el estómago. Un paciente puede recibir la alimentación enteral (mediante una sonda insertada en el estómago o el intestino) o de manera parenteral (administrada al torrente sanguíneo directamente
EFECTOS SECUNDARIOS
Cuando los efectos secundarios del cáncer o su tratamiento interfieren con el consumo normal de alimentos, pueden realizarse ajustes a fin de garantizar que el paciente continúe recibiendo la nutrición necesaria. Se puede recurrir a medicamentos para estimular el apetito. Se recomienda por lo general el consumo de alimentos con alto contenido calórico, proteínico, vitamínico y mineral. No obstante, la planificación de las comidas debe ser individualizada para satisfacer las necesidades nutricionales del paciente y los gustos en cuanto a los alimentos.
Anorexia
La anorexia (falta de apetito) . Las sugerencias a continuación ayudan a estos a tratar la anorexia:
Consumir comidas pequeñas con alto contenido proteico y calórico cada 1-2 horas, en lugar de 3 comidas grandes.
Agregar calorías y proteínas extras a los alimentos (como manteca, leche en polvo descremada, miel o azúcar parda).
Ingerir suplementos líquidos (bebidas especiales que contienen nutrientes), sopas, leche, jugos, leche malteada y batidos de frutas cuando el consumo de alimentos sólidos es problemático.
Consumir refrigerios o meriendas que contienen muchas calorías y proteínas.
Preparar y almacenar porciones pequeñas de los alimentos preferidos del paciente de manera que estén listos para el consumo cuando la persona tiene hambre.
Comer desayunos que contienen un tercio de las calorías y las proteínas necesarias para el día.
Se recomiendan los siguientes alimentos con alto contenido calórico y proteico:
Queso y galletas.
Molletes.
Budines.
Suplementos nutricionales.
Batidos.
Yogurt.
Helado.
Leche en polvo agregada a los alimentos como budines, batidos o cualquier receta que utiliza leche.
Alimentos ligeros (propicios para refrigerios o meriendas) como huevos rellenos sazonados, queso crema o mantequilla de maní sobre galletas o apio, o jamón del diablo sobre galletas.
Alteraciones del gusto
Las siguientes sugerencias son útiles en el manejo de las alteraciones del gusto en pacientes con cáncer:
Enjuagar la boca con agua antes de las comidas.
Probar frutas cítricas (naranjas, mandarinas, limones, pomelos) a menos que haya llagas en la boca.
Comer comidas pequeñas y refrigerios sanos varias veces por día.
Comer cuando se siente hambre en lugar de hacerlo a horarios establecidos.
Utilizar utensilios de plástico si los alimentos tienen sabor metálico.
Probar los alimentos preferidos.
Comer con familiares y amigos.
Hacer que otras personas preparen las comidas.
Probar alimentos nuevos cuando se encuentra con mejor ánimo.
Reemplazar la carne roja por aves, pescado, huevos y queso.
Utilizar recetas sin carne y con alto contenido de proteínas, de libros de cocina vegetariana o china.
Emplear caramelos de limón sin azúcar, goma de mascar o pastillas de menta cuando se siente un gusto metálico o amargo en la boca.
Agregar especias y salsas a los alimentos.
Comer carne con algo dulce, como salsa de arándano, jalea o puré de manzana.
Sequedad bucal
Sugerencias
Comer alimentos húmedos con agregado de salsas, salsas hechas con el jugo de la carne asada, mantequilla o margarina.
Chupar caramelos duros o goma de mascar.
Comer postres congelados (como uvas congeladas y bebidas heladas con sabor) o trozos de hielo.
Limpiar los dientes (incluidas las dentaduras postizas) y enjuagar la boca al menos cuatro veces por día (después de cada comida y antes de ir a la cama).
Mantener agua al alcance en todo momento para humedecer la boca.
Evitar líquidos y alimentos con contenido alto de azúcar.
Evitar enjuagues que contienen alcohol.
Beber néctar de fruta en lugar de jugo.
Emplear una pajilla, popote o calimete para beber los líquidos.
Náuseas
Las náuseas producidas por el tratamiento del cáncer pueden afectar la cantidad y los tipos de alimentos que se consumen. Las sugerencias a continuación son útiles en el tratamiento de las náuseas en pacientes con cáncer:
Comer antes de los tratamientos contra el cáncer.
Evitar alimentos que seguramente producirán náuseas. En el caso de algunos pacientes, estos incluyen alimentos picantes, alimentos grasos y alimentos con olores fuertes.
Consumir porciones pequeñas varias veces por día.
Tomar líquidos a sorbos lentamente durante el día.
Comer alimentos secos como galletas, grisines o tostadas, durante el día.
Sentarse o reclinarse con la sección superior del cuerpo erguida durante una hora después de comer.
Comer alimentos blandos, de textura suave, de fácil digestión en lugar de comidas pesadas.
Evitar comer en una habitación con olores de cocina o demasiado caliente. Mantener la sala a temperatura agradable y con gran cantidad de aire fresco.
Enjuagar la boca antes y después de comer.
Chupar dulces duros como pastillas de menta o caramelos de limón si la boca tiene mal gusto.
Diarrea
Sugerencias
Ingerir caldos, sopas, bebidas para deportistas, bananas y frutas envasadas a fin de ayudar a renovar la sal y el potasio perdidos por la diarrea.
Evitar alimentos grasos, líquidos calientes o fríos y cafeína.
Evitar alimentos fibrosos --especialmente frijoles secos y crucíferas (como brócoli, coliflor y repollo).
Beber gran cantidad de líquidos durante el día. Los líquidos a temperatura ambiente tal vez ocasionen menos problemas que los líquidos calientes o fríos.
Restringir el consumo de leche a dos tazas o eliminar el consumo de leche y productos lácteos hasta que se haya identificado la fuente del problema.
Limitar el consumo de alimentos y bebidas que producen gases como guisantes, lentejas, crucíferas, goma de mascar y refrescos de soda.
Limitar el consumo de dulces sin azúcar o goma de mascar elaborados con sorbitol (alcohol del azúcar).
Beber al menos una taza de líquido después de cada evacuación intestinal diarreica.
Recuento bajo de glóbulos blancos
El recuento bajo de glóbulos blancos en personas con cáncer se debe a diferentes razones, entre algunas de las cuales tenemos la radioterapia, la quimioterapia o el cáncer mismo.
Sugerencias
Revisar las fechas de los alimentos y no comprar o emplear alimentos vencidos.
No comprar o utilizar alimentos en latas que están hinchadas, abolladas o dañadas.
Descongelar alimentos en la nevera o el microondas. Nunca descongelar alimentos a temperatura ambiente. Cocinar los alimentos inmediatamente después de descongelarlos.
Refrigerar las sobras de alimentos dentro de 2 horas de la cocción y comerlos dentro de las 24 horas.
Mantener la temperatura de los alimentos calientes o fríos, según corresponda.
Evitar frutas y verduras viejas, mohosas o dañadas.
Evitar el tofu no envasado que se comercializa en recipientes abiertos.
Cocinar las carnes, aves y pescados completamente. Evitar el consumo de huevos crudos o pescado crudo.
Comprar alimentos envasados en porciones individuales a fin de evitar las sobras.
Cuando coma fuera de la casa, evitar bares de ensaladas y bufetes.
Evitar exponerse a grupos grandes de personas o personas que padecen infecciones.
Lavarse las manos frecuentemente p
ara evitar la diseminación de bacterias.

0 comentarios:

Publicar un comentario