BUSCADOR

Cargando...

martes, 30 de junio de 2009

NUTRICION Y CANCER

martes, 30 de junio de 2009

¿Tiene Ud. en su refrigerador la cura del cáncer? Es probable que no. Sin embargo, puede ser que algunos de los recursos más eficaces para ayudar a prevenirlo esté cerca de usted.
En la batalla contra el cáncer, es importante todo lo que podamos hacer para optimizar la resistencia y eficacia de nuestro sistema inmune y proveer a nuestras propias defensas los recursos que necesitan para protegernos.
Algunos componentes alimentarios parecen ayudar a prevenir el cáncer y, a veces, facilitan incluso que el cuerpo lo combata si ya se padece la enfermedad. Estos elementos son los que se llaman quimioprotectores. Entre ellos se cuenta un grupo conocido a menudo como antioxidantes. Al parecer, éstos protegen al cuerpo de los efectos de los elementos carcinógenos. Dos ejemplos son las vitaminas C y E, que se sabe poseen propiedades antioxidantes; se estima que operan evitando el deterioro del DNA. Si éste ya se encuentra dañado, incluso pueden ayudar a su reparación. Recuérdese que el daño a la estructura del DNA es el precursor para que las células se transformen de normales a malignas.
Toda dieta que incorpora un alto nivel de frutas y vegetales ordinarios puede ser rica en agentes preventivos, incluyendo a los antiCasi todas las frutas y los vegetales son fuentes importantes de vitaminas y otros elementos quimiopreventivos. El contenido natural de casi todos es bajo en grasas y alto en fibra. Las frutas y los vegetales también son ricos en una clase de compuestos explorados recientemente llamados fitoquímicos (fito equivale en latín a planta), y que se estima poseen importantes propiedades sanas.
Otros antioxidantes, que no son vitaminas, también se encuentran en las frutas y los vegetales y, al parecer, tienen potentes propiedades para combatir el cáncer. Uno de ellos es el beta-caroteno, sustancia que otorga a algunos vegetales su color, como las zanahorias y los pimientos, y que el cuerpo convierte en vitamina A. Cuando se ingiere en estado natural (en un alimento rico en beta-caroteno, como los vegetales de hojas verdes, las zanahorias o los pimientos morrones), puede mejorar las reacciones del sistema inmune en el cuerpo al estimular una molécula que ayuda a que el sistema inmune localice y destruya las células cancerosas.

0 comentarios:

Publicar un comentario