BUSCADOR

Cargando...

martes, 13 de noviembre de 2007

Duelo y Depresión

martes, 13 de noviembre de 2007


El final de la vida implica confrontarse permanentemente con la muerte y con múltiples pérdidas como la familia, el trabajo, la independencia y la autoimagen.

Aunque muchas personas logran adaptarse a este proceso, ocurre también que los síntomas se prolonguen e intensifiquen, dificultándolo y convirtiéndolo así en un cuadro clínico de depresión.

Considerando que en la terminalidad las diferencias entre duelo preparatorio y depresión son sutiles y reconociendo que son procesos distintos pero relacionados, resulta difícil establecer si los síntomas obedecen a la existencia de depresión o a la evolución de la enfermedad de base.

Se sugiere tener en cuenta la variación temporal del estado de ánimo y su progreso en el tiempo, las referencias hacia una autoimagen negativa, la presencia de desesperanza, una pobre respuesta al apoyo recibido, agitación y deseos de acelerar la muerte

Aunque no todos los pacientes son candidatos a psicoterapia, debido a que cuentan con el apoyo familiar, del equipo de salud y de sus propios recursos, algunos necesitan ayuda profesional. La depresión influye en la calidad de vida y a pesar de que algunos la consideren adaptativa frente al diagnóstico, no puede subestimarse.

MAYORES INFORMES: ACCP


0 comentarios:

Publicar un comentario