BUSCADOR

Cargando...

martes, 22 de mayo de 2007

COMUNOCACION DEL DIAGNOSTICO

martes, 22 de mayo de 2007

Pasar por el diagnostico del Cáncer infantil es muy dramático y estresante. La comunicación del diagnóstico debe ser algo que se realice más de una vez, siendo la primera vez tan solo el primer escalón dentro del proceso de comunicación y establecimiento de relación entre el médico y la familia. De esta manera, se crea un enlace entre ambas partes que crece y cambia con el tiempo. A su vez, es un proceso que debe ser reiterado debido a que involucra temas difíciles de ser hablados al principio y debido a que la repetición de estos temas emocionalmente difíciles, ayuda a que sea cada vez sea más fácil hablarlos. Con el tiempo, lo que puede es compartido y escuchado se expande ya que todos se sienten listos para recibir información detallada. Esto sirve como un modelo para futuros intercambios de información entre los médicos profesionales y las familias, así como entre los mismos miembros de las familias, especialmente entre padres e hijos.

El manejo del proceso de comunicación influye de manera importante en la forma en la cual se involucran todos – niños, padres, otros miembros de la familia

En el momento del diagnóstico, los niveles de ansiedad del niño y la familia son muy altos, por lo que la necesidad de manejar información y entender al respecto varía enormemente. La mayoría de los padres quieren saber cuánto puedan acerca de la enfermedad, los procedimientos, la prognosis, datos prácticos de manejo y los impactos emocionales.


Qué aportan los diferentes grupos en la comunicación del diagnóstico

(a) Los padres y miembros de la familias raramente están preparados para el diagnostico del cáncer infantil, más allá de los síntomas presentes. Es importante para ellos “darse cuenta” de esta nueva realidad a la que están enfrentados y entender el progreso médico alcanzado al tratar y potencialmente curar la enfermedad.

Los padres deben planear cómo usar sus recursos emocionales y materiales de la mejor manera posible para enfrentarse al tratamiento y la enfermedad. Esto incluye convertir los miedos y vulnerabilidades (como la ansiedad, el miedo a lo desconocido, la culpa, la desconfianza, la desinformación, las finanzas y el trabajo) en visiones positivas que ayuden a mantener un estilo de vida lo más normal posible frente a estas nuevas demandas extraordinarias. Al mismo tiempo, los padres deben estar preparados para los cambios que se sucederán en los roles y relaciones familiares como resultado de un extensivo tratamiento y hospitalización, así como las nuevas demandas sociales y emocionales.

(b) Los niños que son diagnosticados con Cáncer deben entender, en formas apropiadas para su edad, la nueva dimensión de vida en la cual han ingresado. Deben estar informados acerca de la naturaleza de su enfermedad y del tratamiento, los efectos colaterales potenciales, así como de la cura y la posibilidad de sufrir dolor e incomodidad.

(cLos medicos por lo general trae su propia ansiedad e incomodidad al momento del diagnóstico debido a que se encuentran en la posición de compartir una información compleja y dolorosa con extraños. Deben descubrir lo suficiente sobre el niño y su familia como para poder compartir información de manera completa y apropiada.


0 comentarios:

Publicar un comentario